lunes, 6 de octubre de 2014

Baldosas hidraúlicas o cómo lo viejuno nos encanta

No lo vamos a negar, es ver este tipo de baldosa y nuestra mente viaja irremediablemente al pasado. ¿Por baldosa hidráulica no te viene nada? Espera, mira esta imagen:
“¡Ahora sí! Pero si mis abuelos lo tienen en la casa del pueblo” “Uy a mí me recuerda a un bar de toda la vida, de los de vermut con sifón”. Sí amigos, es que si hay algo de moda ahora mismo, es todo lo que resulta “viejuno”. Estaría bien saber qué pensarían los artesanos de mediados del siglo XIX si nos vieran ponerlas por doquier con la trabajera que llevaba fabricarlas. Sobre un molde de latón con el trazado deseado, se echa una primera capa (la visible) de cemento blanco, arena de mármol y pigmentos; una segunda de cemento gris y arena; y una tercera de cemento que proporcionará la adherencia en su colocación.
El molde se comprime en una prensa hidráulica (ni os lo imaginabais por el nombre…); se extrae la baldosa y se deja en agua 24 horas; por último se deja 28 días que es el tiempo que tarda el cemento en alcanzar todas sus propiedades. Como veis, un proceso muy sencillito y rápido. 

Podría pensarse que el mejor sitio para utilizarlas es el cuarto de baño, como en estos casos:
Pero atentos al resultado obtenido en este apartamento (del estudio Landmark Architecture), donde se ha conseguido un resultado sencillamente espectacular:
En España por supuesto tenemos bastantes empresas dedicadas a su fabricación. Hace poco me descubrieron la serie Hydraulic de la empresa Aparici (de Castellón de la Plana) y creo que es de justicia destacarla. Os dejo unos ejemplos y el enlace a su catálogo por si queréis verlos todos: catálogo Aparici 
También me gustaría destacar una colección de Patricia Urquiola (un día le dedicaré un post a esta mujer porque es increíble la capacidad creativa y productiva que tiene) para la empresa italiana Mutina. Ya tiene 2 añitos porque la desarrollaron en el 2012, pero es absolutamente atemporal, como todo lo bueno. Juzguen ustedes:

No tengo muy claro el precio por metro cuadrado de estas colecciones, pero en Leroy Merlin tienen una serie que no está nada mal para quien quiera subirse al carro a un buen precio. Es lo que tiene recorrerse su exposición completa de alicatados en modo jubilado, ¡al final algo bueno encuentras! 

4 comentarios:

  1. Qué fatástico, yo casi lloro cuando vi enlosar encima de las baldosas hidráulicas de casa de mi abuela hace 8 años. Les pregunté a los albañiles si no podían primero quitarlas para guardarlas y se rieron de mí :'(

    ResponderEliminar
  2. Qué poquita sensibilidad tuvieron! Yo habría pensado lo mismo que tú. Y además, seguro que con lo creativa que eres les hubieras dado buen uso

    ResponderEliminar